Túnel de la calle O'Donnell

Nos dio la oportunidad de aprender hasta que punto pueden las condiciones de tráfico y de mantenimiento de servicios ir alterando las soluciones planteadas para cada paso de la obra. Las sorpresas del suelo de una ciudad como Madrid no fueron tampoco despreciables, y la presión mediática, al encontrarnos en una zona tan visitada nos enseñó que además de los condicionantes habituales de este tipo de obras, el entorno social podía formar parte principal de las decisiones a tomar durante el desarrollo de toda la obra. El esfuerzo realizado durante mas de año y medio para sacar adelante un paso de mas de un kilómetro de longitud, donde tuvimos que cambiar su entrada por petición del barrio una vez que habían comenzado las obras, fue recompensado poco después con el reconocimiento por parte del Ayuntamiento de Madrid, otorgándonos el Premio de Infraestructuras.